Archivos para las entradas con etiqueta: congreso

Es curioso, vengo de asistir al XII Congreso Nacional de Empresa Familiar. Que nadie piense en la típica panadería o lencería que da trabajo al ‘cuñao’ y la parienta en caja. Nada de eso. El término familiar, en este ilustre caso, es algo bien distinto. No hay más que observar el ‘garito’ que montaron en Zaragoza el lunes y martes pasados. Rajoy, Pepiño Blanco, el presidente de Telefónica, Ana Patricia Botín, entre otros… Canapés de 35.000 euros (ríete del catering de la Gürtel). Y un escenario que podría hacer sonrojar al propio Cesar Augusto, fundador de la ciudad. Mi ciudad.

_CONGRESO_NACIONAL(5895913)_6c497fc2

Es decir, hablamos, como bien lo definió Rajoy, de “sagas familiares”. Los Blanchard, los Blecua, los ‘Talycual’… Personas cuyo apellido es algo más que la palabra que acompaña al nombre. Es la impronta, la marca de un pasado que acompañará a su portador de por vida. Haga lo que haga. Para bien y para mal. Un matrimonio léxico que sepultará su identidad a cambio de mesa y mantel. Y servicio doméstico, claro está…

Aclarados los preliminares, el acto en cuestión tuvo la desgraciada anécdota del desprendimiento de una loseta del techo del auditorio, que por poco mata a alguno de nuestros ilustres ‘familiares’. La organización del cotarro loca del susto. Y de tener que realojar al personal en una sala más pequeña. Mucho más pequeña. Pero aquello dio más de sí de lo que pudiera parecer a simple vista.

(NOTA PARA EL BLOG BUENO: La próxima tendencia del Marketing de Congresos puede consistir en provocar pequeños altercados, como la caída de una loseta o la invasión del escenario por un grupo de actores noveles (en ambos casos, la estampida está asegurada); de modo que se propicie la ‘charleta’ entre los asistentes. Y lo que los cursis llaman relaciones públicas)

Cientos de personas elegantes y con tarjeta de visita policromada subiendo por una escalera mecánica. No hay que ser un hacha para darse cuenta de que aquello iba a dar mucho juego. Así que aquí van algunas notas básicas:

1.- Se ha impuesto definitivamente la frase recurrente (como respuesta al tradicional “¿cómo te va?”) “sobreviviendo que no es poco”. Suele venir precedida de un “bah, tampoco nos va del todo mal”. Hasta aquí todo bien… Quizás sea algo coyuntural y propio de esta época marcada por la crisis. Pero viniendo de gente que se gasta 1.000 € por acudir a un congreso que uno puede colarse sin acreditarse (hice la prueba y era de sonrojo), pues resulta curisoso. Sin más!

2.- Otra moda que no caduca: la melena de media nuca. Se impuso en los 80, a raíz de las películas de yuppies y es imposible acabar con ella. ¿Nadie en sus empresas, amigos o familiares les va a decir a los carcamales empresarios familiares que la anacronía resulta ridícula?

y 3.- Me apena, pero es cierto. Esta gente sigue viviendo en un mundo alejado del suelo, separado por unos 40 cm de aire; lo cual les permite, ¡sin sonrrojo!, sentirse aludidos cuando el ponente de turno habla del valor del emprendimiento. Del riesgo o del esfuerzo. Que yo sepa, cuando uno recibe una herencia, el emprendimiento se relaja. Sobre todo, en comparación con quien hace lo mismo sin haber recibido la susodicha, hipotecado su casa, o pedido dinero –de verdad- a terceros. Entonces, esos 40 cm de aire se convierten en tierra. Bajo tierra, claro está…

Acabo de hablar con un colega de la profesión que lleva cuatro semanas escribiendo sobre el tema de GM. Está tan metido, que da como palo entrarle con preguntas. Porque te puede dar una chapa monumental. Y porque,  se trata de una de las 13-14 más monumentales que he visto en mi corta carrera de plumilla de la villa.

trilero

Un trilero toma el pelo a una rubia alemana que hace 'topless' (en la imagen) en la madrileña plaza de Atocha

Se había cerrado en firme un acuerdo con el comprador de Opel: una empresa que se llama Magna y que no la conocía ni los susriptores de Automovilismo. Con todo el personal repeinado para la foto, incluidos los enlaces sindicales (no me pregunten por qué, pero siempre que escucho esto, pienso en átomos y moléculas con americana y polo sin planchar, eso sí…). Y con los gobiernos poniendo la pasta por delante… Es como para entender que mi colega en cuestión prefiera llenarse la cara de pinzas de tender antes que comenzar otra vez con la cantinela de la Opel.

Por cierto, creo que debería darse más eco a este detalle: ¡una administración pagando a tiempo! Reconfortante, sí… Inaudito, igual… Pero no deja de joder que una vez más los que tienen el privilegio de manejar la pasta, siempre acaben siendo ‘chicos buenos’ con multinacionales. Aunque vaya por delante que la Opel ha sido una bendición para la comarca.

(NOTA PARA MAÑANA. hacer un pdf de la noticia y enviárselo al Ayuntamiento de Teruel; con la siguiente anotación: Agotado el argumento de que “es imposible pagar una factura de Junio antes de Diciembre” les sugiero apunten otros dos. 1) “Un francotirador tiene bloqueda la puerta principal”. y 2) “Es que el que lleva los ingresos se ha ido a desayunar”. A las 13,30!!!! A no, que eso ya me está pasando…)

Bien, pues en las citadas circunstancia es realmente peligroso preguntar a un periodista experto. Su frustración es tal (el pobre daba por hecho el fin de tantas jornadas persiguiendo al Ministro ‘Michael Sebástian’) que solo escuchar esas dos malditas letras, “G y M”, su mirada se vuelve infinita. Como si los días ya no tuvieran sentido.

Todo bien… Dejemos a nuestro colega en paz. Y volvamos al lío. Me quedo con tres detalles a apuntar en página par.

1) El más surrealista de todos. Dicen que la Merkel, cancillera del país que quería meter 4.500 millones a la hucha a cambio de que no le estropearan las elecciones, se entera de la noticia en el avión que le trae, precisamente, de EE.UU. El portavoz de GM convoca entonces una rueda de prensa con el bombazo. Merkel, desconcertada, se acuerda de las palabras que acaba de pronunciar en el Congreso. Que si los yankis son la leche. Que si nos sacaron de la que nos metimos solicos. En fin, el paripé de siempre en el Congreso, pero con final cortarrollos. Linda coincidencia…

(NOTA PARA EL BLOG BUENO: Hay que avisar a los americanos de que están comenzando a agotar el recurso de dejar hablar a presidentes en el Congreso. Invitan a cualquiera. Como en ‘Mira Quién Baila’. Y no puede ser… Proponer al ‘puerta’ búlgaro del Contraclub para que ponga orden en el acceso)

La foto del año estaba en aquel AIRBUS. Es una pena que nunca haya una cámara cuando realmente se necesita. La cara de la Merkel lo merecía. Ese gesto de guiri al que le han dicho que su pulsera no incluye la barra libre. Esa turista que se acaba de enterar de que no era tan fácil adivinar debajo de qué cubilete se encontraba la pelotita.

Vamos (con perdón) no me jodas… Lo de la GM ha sido de trilero. Eso, si los hechos tuvieran una correlación tan ingenua, claro. Pero es sabido que las grandes mentiras se apoyan en pequeños detalles. Y si no, atentos al punto 2.

2) La sonrisa de Sebástian. Recupero al colega quemado. Primer ‘canutazo’ de Sebástian (no se asusten, en la profesión, dícese de las declaraciones que se hacen sin preparar, en la calle o a pie de pist). Le pregunta con mala hostia. Ya digo que le están tocando los huevos con el asuntito… “¿Cómo pudieron posicionarse en contra de los planes de recorte de empleo de Opel de 2008, cuando son calcados a los que propuso Magna y a los que propone ahora la nuva Opel Optimixta?”. El ministro sonríe. No contesta. Sonríe!!! Qué pillo! A ver qué haces con una ‘no declaración’.  Menos mal que están las moléculas vestidas de americana y polo sin planchar. “Porque la situación ha cambiado”, dicen, desde que en 2008 se presentaran los planes de empleo de GM.

Impecable… Prefiero la ironía silenciosa del ministro con apellido de cantante de nanas pop. Porque una de las razones que aduce GM para el cambio de tercio es, precisamente, la mejora de las expectativas del consumo. Nada que ver con el desplome de ventas de, precisamente, finales de 2008.

Esto huele a chuletón, buen vino y arroz con leche ‘para celebrarlo’… Si no, al tiempo.

y 3) El buen rollo que inspira Magna. Quiero trabajar allí. Esa empresa es un manantial de comprensión y sabiduría zen (la parte jevi, la resignada). “Perdone, es que el informe que le tenía que haber entregado ayer, lo he acabado donando a una ONG de licenciados en ADE “. Y no pasa nada.. Oye, que después de haberte currado un plan de producción, que no quiero ni pensar lo que tiene que debe ser decidir por dónde empezar (en serio, ¿qué haces? ¿Distribuyes el curro por países, por modelos, por posibilidades de mangoneo? Presionante dilema..). De haber sacado la pasta a Alemania, Inglaterra, España, Polonia y Bélgica (ahí es nada!). O de meter en vereda a los sindicatos, te enteras de que al final, lo tuyo no mola. Es como decirle a la empollona de clase que el examen es oral…

Hay cosas que no se deben hacer. Y menos a gente como los de Magna…

Post-Post: ‘Malditos Bastardos’. Mola porque Tarantino mola, aunque se ponga a pegar sellos. Pero, Dios de los Guionistas me perdone, la peli es un bodrio de ‘aquí te espero’.