No sé si a estas alturas del campeonato tienen el cuerpo como para que yo venga a hablarles de Gran Hermano. Pero ayer hubo en el salón de mi casa una conversación bastante intersante que no quiero dejar de contar. Partíamos con ventaja, porque conocíamos de primera mano al concursante al que estábamos destripando: Gerardo.

Leer el resto de esta entrada »